sábado, 13 de febrero de 2016

Reboot

- Tu ya no me amas - dijo Yuki, terminando aquel beso, agacho la mirada haciendo que su fleco le tapara los ojos. Masashi puso su mano en su barbilla y levanto su cara, leves lagrimas salían de los ojos del menor, al verlas se sintió la peor persona del mundo.
-No digas eso por favor - respondió Masashi acercándose a  el para besarlo de nuevo pero Yuki movió su cabeza para evitarlo.
- Basta Masashi, ya no quiero que finjas amor conmigo ya...- un fuerte abrazo lo interrumpió, los brazos de Masashi los mantenían tan cerca que no podía hablar y mucho menos responder al abrazo ya que sus brazos estaban a sus lados. Escucho como Masashi empezaba a llorar y el en automático comenzó a llorar igual.


De camino a la casa de Yuki iban en silencio, habían tardado en separarse del abrazo y limpiarse las pocas lagrimas que dejaron correr. Habían decidido tomar un taxi ya que Yuki andaba aun un poco ebrio y Masashi no traía auto, se mantenían separados, Yuki veía por la ventana mientras Masashi miraba sus manos o lo miraba a el, esas palabras aun sonaban en su cabeza, "no me amas", retumbaba en sus pensamientos haciéndolo sentir mal en muchos sentidos, porque Yuki diria eso? Que o quien le dijo algo para que pensara asi?, se culpaba, si, porque estaba consiente de algunos actos que había cometido y no le había dicho al otro para lastimarlo pero al parecer termino peor. Respiro profundo y antes de poder decir algo llegaron a su destino, ambos bajaron del taxi y entraron al departamento, Yuki se tiro en su sillón evitando que Masashi tomara lugar en el, tenia un gesto de molestia en su cara quizás por la presencia del otro o por el alboroto que causo en el bar momentos antes.
Masashi volvió a respirar profundo e ignorando la cara del otro pregunto -Que te hace pensar y actuar asi?- Yuki solo lo miro, mas molesto de lo que ya parecía y luego miro hacia otro lado. - Respóndeme Yukio, porque estabas permitiendo que otro se propasara contigo? - dijo Masashi en un tono un poco molesto, el otro solo soltó una pequeña risa y movió la cabeza como si negara algo.


- Creo que quien debe de estar molesto soy yo, tu no puedes decirme nada y te lo dije en el bar yo puedo hacer lo que quiera con quien quiera al igual que tu - respondió, al fin, Yuki en un tono serio aunque se notaba molestia en su voz.


- A que te refieres?- dijo el otro con cara de sorpresa.

- Crees que acaso no me entere de lo que hiciste con Kamijo? Me crees tan idiota como para no darme cuenta que estuviste con el? - respondió el castaño en un tono ya molesto y mirando de manera retadora a Masashi, el pelinegro se sobresalto con esas palabras...era cierto, había estado con el aun teniendo una relación con Yuki, pero aun asi eso había pasado hace años y  nadie, mas aparte de el y Kamijo, sabían de eso, como fue que lo supo? Había sido un secreto bien guardado...como fue que lo descubrió.

Masashi se mantuvo en silencio pensando en ello, no quería responder algo para herirlo más pero sabia que no responder dañaría mas la situación por lo que armado de valor decidió hablar de ello.

- Estar con Kamijo...si...lo hice-
Yuki bufo ante esto..quizás lo consideraba un cinismo que lo dijera tan a la ligera
- Y que tal?-
El alto no respondió tratando de calmar al otro, pero no función muy bien, el se levanto del sillón y se acerco a el.
- Dicen que Kamijo es muy bueno en la cama, es cierto? Es acaso mejor amante que yo?- pregunto Yuki haciendo notar mucho enojo en sus palabras aunque dejando ver unas pequeñas lagrimas en sus ojos y acercándose mas a la cara de Masashi. - Aunque pensándolo bien...ustedes dos no se llevaban muy bien por lo que ha de haber sido otra cosa...acaso...lo violaste?!-

Masashi le dio una cachetada a Yuki en cuanto terminó la oración, el volteo a verlo con mas enojo y tambien le soltó un golpe a la cara, logrando tumbar al alto, era cierto que Yuki era fuerte y Masashi lo acababa de comprobar, se levanto poco a poco sobándose la mejilla golpeada, Yuki solo lo observaba lleno de ira y tristeza.


Intento volver a abrazarlo pero el menor se movió para evitar su contacto, le señalo el sillón y le dijo aun molesto que si quería podía quedarse, después se fue a su habitación donde se encerró por el resto de la noche.